Tributación del Régimen de Impatriados para desplazados a España

Mar 9, 2020 | Fiscalidad Internacional, Gestion de impuestos y contablidad | 0 Comentarios

Desde 3.0 ABOGADOS Y ASESORES FISCALES recomendamos valorar a todo trabajador y directivo extranjero desplazado a España la aplicación del Régimen Especial de Impatriados, conocido por la “Ley Beckham”, dado que en muchas ocasiones implica pagar menos impuestos en España.

Y ello, porque el contribuyente tributa en concepto del Impuesto sobre la Renta de No Residentes al tipo fijo del 24 % (hasta los 600.000 €) y no al tipo progresivo del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF), que puede llegar a ser del 48% en algunas Comunidades Autónomas.

Cabe decir que los dividendos, intereses y ganancias de capital que pueda percibir el desplazado tributarían al tipo máximo del 23%.

Dicho régimen está regulado en el artículo 93 de la de Ley del IRPF, es voluntario y es aplicable cuando se cumplan las siguientes condiciones:

i) Que el desplazado no haya sido residente fiscal en España durante los 10 años anteriores.

ii) Que el desplazamiento a territorio español se produzca con motivo de:

– Contrato de trabajo o carta de desplazamiento, no derivada de una relación laboral de deportistas profesionales.

– Adquisición de la condición de administrador de una entidad, siempre que no ostente una participación en dicha sociedad del 25% o más.

El plazo para optar por dicho régimen es de 6 meses desde la fecha de alta en la Seguridad Social española y se aplicará desde el año en que se adquiera la residencia fiscal en España más los 5 años siguientes.

Otros beneficios a considerar si se opta por este régimen son la no obligación de presentar la Declaración de bienes y derechos en el extranjero (modelo 720) y la tributación por obligación real, en sede del Impuesto sobre Patrimonio. Es decir, sólo tendrán que declararse aquellos bienes y derechos que se encuentren en territorio español y no a nivel mundial, así como que el umbral a partir del cual existe la obligación de presentar se incrementa a 700.000 euros.

En conclusión, la posibilidad de aplicar el régimen especial de impatriados puede suponer un ahorro fiscal en muchas ocasiones para el no residente que se desplaza a España a trabajar. Desde nuestra firma ayudamos tanto a empresas como a desplazados a formalizar todos los trámites necesarios para garantizar la aplicación del régimen, así como a la posterior presentación de los impuestos del trabajador desplazado.

Autor: Laura Lamas

Share This